JOSÉ MARÍA MURUZÁBAL DEL SOLAR

   PINTURA Y ESCULTURA NAVARRA

 

PINTURA: OBRA DE JUNIO DE 2021

 

 

CASTAÑERO
Acuarela / papel. 30 x 20 cm. c. 1985.
MUÑOZ ASENSIO, Tomás

Tomás Muñoz Asensio (Pamplona, 1964). Recibe su primera formación artística en el estudio de su padre, conocido pintor y coleccionista tudelano, César Muñoz Sola. Se licencia en Bellas Artes y en Geografía e Historia. Doctor en Bellas Artes con premio extraordinario por la Universidad Complutense de Madrid. Estudia escenografía con Carlos Citrinovsky y dirección y puesta en escena de ópera con Simón Suárez. Ha trabajado como escenógrafo e iluminador en más de cuarenta montajes de teatro, danza, zarzuela y ópera estrenados en los principales escenarios españoles. En 2000 codirige su primera obra: Los amores de Anatol, de Schnitzler, que estrena en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Desde entonces, ha trabajado también como director de escena y ha estrenado las óperas Pierrot Lunaire de Schonberg (Teatro Gayarre de Pamplona), Vanitas de Sciarrino (Teatro de la Maestranza de Sevilla), Trouble in Tahiti de Bernstein (Teatro Real de Madrid), El rapto en el serrallo de Mozart (Teatro Gayarre), La Favorita de Donizzeti (Teatro Campoamor de Oviedo), Bonhomet y el cisne de Pérez Maseda (Teatro de la Abadía de Madrid), El casamiento de Musorgsky (Teatro Real) y Don Pasquale de Donizetti (Teatro Real). Ha realizado exposiciones individuales y colectivas. Es profesor titular de Creación artística en la UEM.

La presente obra que ahora presentamos se localiza en conocida colección de arte navarro localizada en Pamplona. La acuarela que traemos a estas líneas sirvió para ilustrar un libro navarro dedicado a la cocina. Estamos ante un buen ejemplo del quehacer estético, dentro de la pintura, del autor pamplonés Tomás Muñoz Asensio, hijo del recordado César Muñoz Sola. Es cierto que las múltiples actividades estéticas del autor, relacionadas con la escenografía y decoración, ocupan la mayor parte de la actividad del autor; pero también es cierto que nunca ha abandona la pintura. Dentro de esta faceta ha trabajado el retrato, como son los retratos de Presidentes de Navarra, ubicados en el Palacio de La Diputación Foral de Navarra, la figura y el paisaje. En el caso que nos ocupa, una obra en tono amable, ejecutada con oficio y habilidad, representando una escena popular y callejera, demostrando oficio sobrado, soltura y facilidad en la ejecución.